Camins d’Art

La línea argumental del contenido de «Camins d’Art» es la figura genérica de los patrones titulares de los diferentes pueblos y también los santos protectores de los oficios, de la salud o abogados frente a las necesidades humanas.

San Jorge, por ejemplo, se toma para los caballeros y guerreros cristianos y como bastión ante los peligros de un enemigo externo; san Roque y san Hipólito son abogados frente a la peste. Los oficios también se aglutinan en torno a un patrón: san Mauricio es el de los tintoreros, los Santos de la Piedra los de la gente del campo, san Eloy el de los cerrajeros, etc. Y la relación de santos protectores o sanadores, como san Blas, es bien extensa. Se conservan, además, muchos ritos antiquísimos que se plasman en fiestas al fuego, como las hogueras de San Antonio.

Algunos de los patronazgos citados han pasado a ser, con el transcurso de los siglos, ocasión de fiesta cívica y ciudadana, además de religiosa. Y si hay un ciclo festivo por antonomasia, este es el de Navidad, con una rica iconografía de la Sagrada Familia, con adoraciones de los pastorcillos y de los Reyes de Oriente que se puede situar, en paralelo, como punto de partida de la práctica betlemista y muchas tradiciones locales de gran seguimiento, relevancia social y plena vigencia.

Esta exposición recopila más de 250 obras mueble, casi un centenar restauradas por la Fundación de La Luz de las Imágenes expresamente para esta muestra, de 36 poblaciones de las comarcas de L’Alcoià y El Comtat.

Más información en El Mundo